Tras una reunión en el Departamento de Salud, el equipo catalán ha aceptado jugar a puertas cerradas el partido de vuelta de octavos de final de la máxima competición de clubes de Europa

varios eventos deportivos han sufrido las consecuencias de avance del coronavirus y la UEFA Champions League no es la excepción. Tras conocerse que el PSG-Dortmund se jugará sin público en el Parque de los Príncipes, se confirmó también que el FC Barcelona y el SSC Napoli, jugarán a puertas cerradas su partido este miércoles 18 de marzo, correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la máxima competición de clubes de Europa.

La medida se hizo efectiva tras una reunión celebrada este martes entre representantes de la Generalitat, el sistema institucional en que se organiza políticamente a Cataluña, y del FC Barcelona.

“La recomendación es que el partido se juegue a puerta cerrada por criterios sanitarios y el Barcelona lo ha asumido”, aseguró Gerard Figueras el secretario general del Deporte de la Generalitat, antes que la entidad blaugrana lo confirme en sus redes sociales.

Este duelo entre el Barça y el Napoli, que en la ida empataron 1-1 en el estadio San Paolo, será el primer partido sin público en el Camp Nou desde el 1 de octubre del 2017, cuando el club decidió no abrir las puertas aquel domingo ante Las Palmas por la celebración del referendum para la autodeterminación de Cataluña, prohibido por la justicia.

En este caso, se trata de una precaución sanitaria sugerida por la Generalitat porque se preveía la llegada de aproximadamente 5.000 hinchas napolitanos, siendo Italia uno de los focos más potentes en la propagación del coronavirus, donde ya hay 463 muertos asociados a esta infección de forma directa o indirecta. Si bien Nápoles no es una de las cuatro regiones confinadas de Italia, el gobierno catalán ha decidido tomar esta medida porque es parte del segundo país del mundo con más casos (9.172).